Financiación de Litigios: Estrategia fundamental frente a un panorama económico desafiante

Financiación Litigios

En un contexto económico marcado por una pronunciada caída en las ventas empresariales, las compañías se encuentran en la búsqueda de soluciones innovadoras para mantenerse a flote. En este escenario, la financiación de litigios emerge como una herramienta estratégica que puede ofrecer un apoyo crucial a las empresas que buscan superar dificultades financieras.

El pasado mes de septiembre, según los datos recogidos en el Índice de Cifra de Negocios Empresarial publicado por el INE, las ventas empresariales sufrieron una disminución del 8,3%, marcando el mayor retroceso desde febrero de 2021. Esta tendencia a la baja, que se ha prolongado durante seis meses consecutivos, presenta un panorama complejo para los diversos sectores económicos. Sin embargo, de cara a esta situación, la financiación de litigios se presenta como una estrategia para aliviar la carga financiera de las empresas.

¿De qué manera la financiación de litigios puede ser una herramienta de apoyo crucial para las empresas que enfrentan dificultades financieras en un entorno económico desafiante?

La financiación de litigios permite a las empresas obtener recursos financieros sin recurso. Sólo se comparten beneficios si el resultado final del pleito es positivo. Las empresas pueden aprovechar la financiación de litigios para cubrir gastos legales y otras necesidades financieras urgentes. Adicionalmente, las empresas ganan un socio, fortalecen su estrategia procesal y distribuyen riesgos con el fondo de litigios que se alinea y pasa a compartir “el problema” para transformarlo en solución.

Por otra parte, la naturaleza flexible de la financiación de litigios permite adaptar cada situación a las necesidades específicas de cada asunto litigioso. En esta línea, no solo respalda a las empresas en el inicio de los litigios o ya bien en curso, sino que también puede facilitar acuerdos extrajudiciales favorables. La presencia de apoyo financiero puede fortalecer la posición negociadora de una empresa, brindándole la flexibilidad necesaria para llegar a soluciones rápidas y eficaces.

En conclusión, frente a la caída generalizada en las ventas la financiación de litigios se presenta como una estrategia empresarial astuta y pragmática en un momento en que las empresas buscan formas innovadoras de impulsar sus resultados. En lugar de ver los litigios como una carga financiera adicional, las empresas pueden aprovechar la financiación de litigios como un activo o medio para fortalecer su posición.

Write a comment